sábado, 30 de agosto de 2008

Síndrome de Alienación Parental: El odio como arma arrojadiza

http://www.laopinion.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008080300_9_162911__Sociedad-Sindrome-Alienacion-Parental-odio-como-arma-arrojadiza

Domingo 03 de agosto de 2008

Hay quien niega su existencia y quienes, al margen de siglas y definiciones -"llámese como se quiera", repiten-, no dudan en considerar el Síndrome de Alienación Parental (SAP) como una realidad perversa y peligrosa que envenena a los hijos de algunos padres divorciados.

EFE, Fue el estadounidense Richard Gardner quien, en 1985, habló por vez primera del SAP, "una alteración -decía entonces este psiquiatra- que surge casi exclusivamente durante las disputas por la custodia de un hijo" en un proceso de divorcio. Su primera manifestación, según Gardner, "es una campaña de denigración contra un progenitor por parte de los hijos, campaña que no tiene justificación", resultado de "la combinación de una programación (lavado de cerebro) de un progenitor y en la que el niño contribuye con sus propias aportaciones, dirigidas al progenitor objetivo de la alienación". Un fenómeno, en los casos más graves, "destructivo para los niños y las familias, pudiendo ser irreversible en sus efectos", destaca la psicóloga asturiana Asunción Tejedor Huerta, que no tiene la más mínima duda: "el síndrome es una realidad, le pese a quien le pese", dijo a Efe. José Manuel Aguilar, también psicólogo y autor del primer libro sobre el SAP editado en España, lo define como "un trastorno que se produce cuando un padre transforma la conciencia de sus hijos, mediante distintas estrategias, con objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con el otro progenitor". El resultado es una mutilación emocional que Asunción Tejedor observa como una forma más de maltrato infantil, "de ahí la necesidad de su inclusión como delito en el Código Penal", destaca. "Es el legislador el que lo tiene que decidir", apostilla José Luis González, juez de familia en Madrid, quien habla también de maltrato.

No hay comentarios: