domingo, 27 de enero de 2008

Una entidad detecta un aumento de denuncias falsas sobre abuso sexual a menores en la lucha por la custodia de los hijos

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)
La Asociación para el Bienestar Familiar del Menor (ABFaM) denunció hoy el "alarmante incremento" que han registrado las denuncias falsas sobre abuso sexual a menores con el objetivo de obtener ventajas en los procesos de separación y custodia de los hijos, sobre todo cuando se encuentran en edad pre-escolar.
Un portavoz de la entidad, Rafael Montero, explicó a Europa Press que las denuncias falsas sobre abuso sexual a menores "se sitúan alrededor del 7 por ciento" en la población española. Sin embargo, cuando se produce un proceso de separación y los padres luchan por la custodia de los hijos este porcentaje asciende al 50 ó 60 por ciento.
La asociación, que ha consultado a profesionales de este ambito, como psicológos, psiquiatras o médicos de diversos hospitales españoles, aseguró que la cifra de denuncias falsas está creciendo de una manera "alarmante".
Según un informe elaborado por la entidad, un 94,52 por ciento de las personas que acusan al cónyuge de abusar de los hijos son mujeres frente a un 5,48 por ciento de hombres. Un 77 por ciento de los acusadores padece trastornos de personalidad --pasividad, paranoia, límite con la anormalidad o agresividad-- y sólo el 23 por ciento restante no presenta ningún signo de estas psicopatologías.
El informe de la ABFaM señala asimismo que en la mayoría de casos la persona acusada de cometer los abusos no es sometida a una exploración psicológica, ni tampoco su entorno más cercano, sinó que ante la posible duda "se suele confirmar el abuso" y el juez "corta el régimen de visitas".
"MANIPULACION DE LOS HIJOS".
Montero criticó que el abuso se utiliza habitualmente para "hundir a esa persona" y "quedarse con la custodia de los hijos o con la casa" y aseguró que el aumento de denuncias ha aumentado "ante la mayor integración del padre en la vida de los hijos, al trabajar la mujer fuera de casa".
El portavoz de la asociación también explicó que una vez concluido el proceso judicial --que puede prolongarse "entre uno y dos años"-- y se demuestra que la acusación es falsa, "son los niños los que ya no quieren ver al padre o a la madre porque han sido completamente manipulados".

No hay comentarios: