domingo, 27 de enero de 2008

Absuelven a un acusado de abusos por "dudas" tras examinar las pruebas

Panorama - vie 07. may 2004 18:17

..."Síndrome de Acusaciones Infundadas durante el Divorcio (SASID)" y el niño el "Síndrome de Alienación Parenteral (SAP)",......"por miedo a perder el cariño del que queda con él tras una separación".

Concluyeron que el niño "fabula y muchísimo, y está mediatizado por la madre",...

La Audiencia de Alicante ha absuelto a un hombre acusado de agredir sexualmente a su hijo de 4 años durante el régimen de visitas tras separarse de la madre del pequeño ante las "serias dudas" surgidas tras examinar las pruebas y escuchar a múltiples peritos sobre que los hechos denunciados hayan sucedido.
Según indica la sentencia, el encausado se enfrentaba a penas de diez y quince años de prisión demandadas por el fiscal y la acusación particular, respectivamente, mientras que la defensa reclamó su absolución durante la vista oral, celebrada el pasado mes de marzo.
El Tribunal declara probado que la madre del pequeño denunció ante un juzgado de Instrucción de Villajoyosa y ante el fiscal de Menores de Alicante, en julio de 1999, que el hijo de 4 años que había tenido con el procesado, del que ya estaba separada legalmente, "había estado siendo objeto de abusos y agresiones sexuales" por parte de su padre.
La Sala, para la que no queda acreditado que el acusado cometiera los hechos imputados, indica en la sentencia que la revelación por parte del niño de los supuestos abusos se produce tras un intento de reconciliación entre sus padres, de la que desistió finalmente el encausado.
Según el fallo, los testimonios de los peritos judiciales son "tan contundentes" en cuanto a "la falta de credibilidad" y "manipulación o influencia" que la madre del pequeño "ha podido ejercer" en éste, que "necesariamente" han de llevar a la libre absolución del acusado.
Estos peritos, cuyas conclusiones asumieron otros, apuntaron que la denunciante tenía una "patológica" relación con el procesado, y que existe "una alta probabilidad" de que desarrollase "ideas delirantes relacionadas" con los supuestos abusos "como medio compensatorio para afrontar la ruptura de pareja" y "protegerse del fracaso que de ello se deriva".
Apuntan, asimismo, a que la denunciante padezca el "Síndrome de Acusaciones Infundadas durante el Divorcio (SASID)" y el niño el "Síndrome de Alienación Parenteral (SAP)", por el que se manifiesta desaprobación y descrédito exagerado hacia un progenitor "por miedo a perder el cariño del que queda con él tras una separación".Concluyeron que el niño "fabula y muchísimo, y está mediatizado por la madre", mientras que otro perito relató al plenario que, cuando el pequeño acudió a su consulta, "sabía cuál era la finalidad" de la misma y le pidió "hacerse una foto con él" porque "le había creído".
La Sala argumenta que la "minuciosidad" y el "rigor" de los informes que apuntan a la tesis de la fabulación ofrecen "más credibilidad" que los de aquellos que se oponen a sus conclusiones.
El Tribunal valora "con cautela" las manifestaciones de la denunciante, de acuerdo con los informes sobre su relación con el acusado, y señala también que, al margen de una amiga de esta mujer, los supuestos abusos no fueron relatados "a ningún otro de los testigos de referencia".
La Sala detalla las sucesivas exploraciones a las que fue sometido el niño, que descartaron o no confirmaron los abusos, y añade que una psicóloga que se entrevistó con el pequeño y su madre relató su "extrañeza" ante la actitud de ésta, pues "lo habitual" es que una madre que sospecha de un abuso a su hijo "se sienta aliviada" ante la falta de evidencias del mismo.
El Tribunal considera una "grave falta de rigor" que en varias de las entrevistas al pequeño grabadas en vídeo, efectuadas por otros peritos, estaba presente la madre, mientras que otro informe destaca que el pequeño "tenía muy claro" que iba a un Centro de Psicología "a contar lo que le había hecho su papá" y "daba la impresión de repetía algo ya aprendido".
Este mismo informe relata que la madre "reconoció delante del niño que el tema estaba presente las 24 horas", mientras que otra prueba es "seriamente cuestionada" por la Sala al proceder la información de la madre

Una entidad detecta un aumento de denuncias falsas sobre abuso sexual a menores en la lucha por la custodia de los hijos

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)
La Asociación para el Bienestar Familiar del Menor (ABFaM) denunció hoy el "alarmante incremento" que han registrado las denuncias falsas sobre abuso sexual a menores con el objetivo de obtener ventajas en los procesos de separación y custodia de los hijos, sobre todo cuando se encuentran en edad pre-escolar.
Un portavoz de la entidad, Rafael Montero, explicó a Europa Press que las denuncias falsas sobre abuso sexual a menores "se sitúan alrededor del 7 por ciento" en la población española. Sin embargo, cuando se produce un proceso de separación y los padres luchan por la custodia de los hijos este porcentaje asciende al 50 ó 60 por ciento.
La asociación, que ha consultado a profesionales de este ambito, como psicológos, psiquiatras o médicos de diversos hospitales españoles, aseguró que la cifra de denuncias falsas está creciendo de una manera "alarmante".
Según un informe elaborado por la entidad, un 94,52 por ciento de las personas que acusan al cónyuge de abusar de los hijos son mujeres frente a un 5,48 por ciento de hombres. Un 77 por ciento de los acusadores padece trastornos de personalidad --pasividad, paranoia, límite con la anormalidad o agresividad-- y sólo el 23 por ciento restante no presenta ningún signo de estas psicopatologías.
El informe de la ABFaM señala asimismo que en la mayoría de casos la persona acusada de cometer los abusos no es sometida a una exploración psicológica, ni tampoco su entorno más cercano, sinó que ante la posible duda "se suele confirmar el abuso" y el juez "corta el régimen de visitas".
"MANIPULACION DE LOS HIJOS".
Montero criticó que el abuso se utiliza habitualmente para "hundir a esa persona" y "quedarse con la custodia de los hijos o con la casa" y aseguró que el aumento de denuncias ha aumentado "ante la mayor integración del padre en la vida de los hijos, al trabajar la mujer fuera de casa".
El portavoz de la asociación también explicó que una vez concluido el proceso judicial --que puede prolongarse "entre uno y dos años"-- y se demuestra que la acusación es falsa, "son los niños los que ya no quieren ver al padre o a la madre porque han sido completamente manipulados".