domingo, 12 de agosto de 2007

Hijos como municiones

Artículo publicado en el blog de un compañero de lucha “Padre Desamparado” con el títular “O conmigo o contra mí”.
“… Una guerra brutal con los hijos como municiones. El síndrome de alienación parental describe el proceso por el cual, tras la separación, uno de los progenitores pone a los vástagos comunes en contra del otro. Una realidad cotidiana en las consultas de psiquiatría infantil que coloca a los niños en un conflicto de lealtades.”



“… Esta guerra brutal con los hijos como municiones suele desatarse tras un divorcio y, según la literatura científica, se hace más cruenta cuando una de las partes rehace su vida sentimental. Según el profesor de psiquiatría clínica de la Universidad de Columbia Richard Gardner, quien acuñó el término en 1985, el síndrome de alienación parental comienza con “una campaña de difamación contra uno de los padres por parte del hijo, campaña que no tiene justificación. El fenómeno resulta de la combinación del sistemático adoctrinamiento (lavado de cerebro) de uno de los padres y de las propias contribuciones del niño dirigidas a la denigración del progenitor objetivo de esta campaña”. Avellanosa lo ilustra de este modo: “Le he encargado a un niño en la consulta un dibujo de sus padres y ha dibujado un ángel y un demonio”. Así de contundente y de esquemático. Según todos los expertos consultados, la alienación suele ejercerla el progenitor que tiene la custodia y pasa más tiempo con los hijos, eso explica que en España las alienadoras sean, por lo general, las madres.”
“… Los adultos tienen “la obligación moral” de separarse de una manera civilizada por sus hijos: Si ya van a ser víctimas de una ruptura, por lo menos que no sean el arma de estas guerras.”



No hay comentarios: