domingo, 26 de agosto de 2007

Uno de cada cinco niños con custodias conflictivas sufre alienación parental

La Generalitat participará en un proyecto europeo para estudiar este trastorno. En un tercio de los litigios analizados media la violencia de género.

M. C. S./ALICANTE

LAS CIFRAS
Expedientes: los cuatro puntos de encuentro familiar de Alicante han tramitado durante el 2007 un total de 135 expedientes,:
- 80: Supervisión de custodias
- 20: Por visitas tuteladas
- 35 Para la interacción de los progenitores.
Custodias:
85 %: Las madres
14 %: Los padres
1 %: Restante, abuelos, hermanos u otros familiares.
Violencia: en 69 de los expedientes había orden de alejamiento.

Uno de cada cinco niños cuya custodia se encuentra bajo disputa judicial por parte de los padres padece el llamado síndrome de alejamiento o alienación parental.
Se trata, según los expertos, de un trastorno cuya principal manifestación es la campaña injustificada de denigración del niño hacia el progenitor o el rechazo al mismo debido a la influencia del otro. El porcentaje de menores afectados por dicho síndrome fue facilitado ayer por el conseller de Justicia y Administraciones Públicas, Fernando de Rosa, quien alertó de que este fenómeno está «avanzando».
Según dijo, «más del 20 por ciento» de los pequeños en situación de custodia por decisión judicial ya lo sufre, aunque matizó que ése no es un dato objetivo sino que se extrae a partir de las conversaciones con los jueces de familia.
Al presentar el balance de actuaciones llevadas a cabo en el primer semestre del año en los diez puntos de encuentro familiar (PEF) gestionados por la Generalitat, el conseller recordó que los derechos de los menores deben ser garantizados. «Hay que evitar que los niños se conviertan en moneda de presión en momentos de crisis de la pareja porque tiene graves consecuencias psíquicas y sociales para ellos», aseguró.
Fruto de la preocupación del Consell por el avance de dicho síndrome (no todos los intentos paternos de manipulación de los hijos pueden ser considerados como tal), la Comunidad Valenciana participará con Alemania, Francia, Italia, Estonia y Portugal en el proyecto europeo DAFNE, que en breve se presentará en Bruselas y que pretende estudiar la incidencia real de este fenómeno para combatirlo.
De Rosa se centró en su comparecencia en los PEF, que en el conjunto de la Comunidad tramitó 340 expedientes de los que 191 se habían iniciado durante el 2006. El conseller anunció que creará cuatro puntos más en la provincia de Alicante, en concreto en Dénia, Benidorm, Torrevieja y Villena, los cuales se sumarán a los de la capital, Elche, San Vicente del Raspeig y Alcoi.
Además, el Consell promoverá esta legislatura una ley autonómica para regular la relación de estos organismos con la Administración de Justicia, así como para «garantizar su permanencia», añadió. En datos globales, desde su creación, los PEF existentes en Alicante han tramitado 135 expedientes, de los que 88 casos corresponden al situado en Elche.
A escala autonómica, un 46 por ciento de esos expedientes responde a la supervisión de entregas y recogidas de menores en el punto debido a problemas entre los padres o a que existe una orden de alejamiento entre ellos, lo que ocurre en un tercio de estos casos.
Más del 32 por ciento se debe a las visitas tuteladas, que se realizan bajo estricta vigilancia de un profesional del PEF, y más del 21 por ciento a intervenciones de especialistas en psicosociología, que establecen pautas de interacción y tratan de modificar conductas para posibilitar una adecuada relación paterno-filial.
En un 85 por ciento de los 340 expedientes tramitados por la Generalitat la custodia recaía sobre la madre, en un 14 en el padre y en un 1 por ciento en los abuelos u otros familiares.
Por otra parte, más del 86 por ciento de los niños objeto de disputa tiene entre 0 y 10 años. En ese grupo, predominan casi en la misma proporción, un 29 por ciento, los pequeños de entre cuatro y seis años y los que tienen entre siete y diez, mientras que los más jóvenes, en algunos casos bebés, son más del 24 por ciento.Para el conseller, es un dato significativo, pues da una idea de lo cada vez más pronto que se rompen las parejas y relaciones sentimentales entre personas pese a tener hijos.

domingo, 19 de agosto de 2007

El Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña colabora en un grupo de estudio de las interferencias patológicas en las relaciones familiar

01 Ago 2007

Generalitat


Profesionales de diversos ámbitos de todo el Estado se reunieron la semana pasada, en la sede del Departamento de Justicia, donde se constituyeron como Grupo de Estudio para reflexionar sobre el Síndrome de Alienación Parental, entre otras patologías que afectan a los menores.

En esta primera reunión, en la que participó la consejera de Justicia, Montserrat Tura, estuvieron presentes profesionales procedentes de diversos campos y disciplinas, como la psicología, ética, mediación familiar, medicina, judicatura y abogacía sensibilizados ante las diversas patologías que afectan a los menores que padecen de manera traumática las crisis de pareja de sus progenitores, como el Síndrome de Alienación Parental (SAP): una patología con graves repercusiones para la salud y el bienestar de los menores afectados, así como para el resto de su familia.


Además constituirse como un espacio estable de análisis, reflexión y valoración de esta problemática, este Grupo tiene como objetivos la elaboración de estudios derivados sobre esta materia, la evaluación de los resultados de diversas intervenciones y experiencias existentes, las medidas preventivas que hay que adoptar, así como la realización de actividades de formación especializada e intercambio entre los profesionales que intervienen en estos procesos.


En esta primera reunión, donde se aprobó la elaboración y difusión de guías y protocolos de trabajo orientados al abordaje de estas situaciones, asistieron profesionales de diversas procedencias y representantes de colectivos que trabajan en este campo.

Los objetivos y las conclusiones de esta jornada se expusieron a la consejera de Justicia, Montserrat Tura y al director general de Derecho y Entidades Jurídicas del Departamento de Justicia, Pascual Ortuño.

Estremecedor caso de Alienación Parental

Domingo González Alonso
MI CASO ES OTRO DE ENTRE TANTOS

Hola, quiero empezar este blog contando mi caso, que como comprenderéis no es más que uno entre tantos igual o peores aún. Que sirva para mejorar la vida de miles de hombres y sus hijos.

Desde hace ocho años vengo padeciendo por parte de mi ex mujer todo tipo de privaciones con respecto a mi hija Rocío, que ahora tiene 10 años y aún esta padeciendo del síndrome de alienación parental debido a la privación que esta sufriendo por parte de la madre para conmigo.

Cuando me divorcié no sabia lo que se me venia encima, para empezar estuve ocho meses sin saber nada de mi hija, que entonces tenía un año y medio.

Todo empezó el 4 de febrero de 1999, en esta fecha y debido al malestar existente en la pareja decido marcharme de casa después de una última discusión entre ambos. Me marcho.

Desde hace un año y medio estoy padeciendo el SAP por parte de mi hija. Después de casi nueve años divorciado, y de que la madre mi privara de mi hija durante ocho meses cuando ella tenía tan solo un año y medio, me vuelvo a ver envuelto en otra privación, ahora mas profunda y provocada, ya que mi hija me rechaza sin ningún motivo aparente. Mi calvario empezó de nuevo hace un año y medio.

A principios de diciembre de 2005, me presento, como cada jueves, al recreo del colegio de mi hija y me entero por una amiguita suya que mi hija ya no está en este cole, que hace un par de días que no viene porque la han cambiado de colegio. Me apresuro a preguntarle a la tutora y me comenta que ella está igual de sorprendida que yo. Ya que un día llegó la madre a por ella, y que luego mandó al abuelo a por sus cosas. La tutora se quedó sorprendida porque sin previo aviso y sin contar que estaban en medio de un curso escolar la niña fuese trasladada sin más, y que mucho más sorprendida se quedaba al comprobar que yo, como padre, tampoco supiese nada.

Me dispongo entonces a averiguar donde esta mi hija y por fin, y después de no pocas trabas, la directora me da el documento de traslado. Me entero entonces que la han trasladado a un colegio, católico/concertado en el centro de Sevilla.

Yo me pregunto: ¿como es posible que sin consultármelo ni tan siquiera la madre pueda hacer esto? ¿porque no se pide la firma de ambos progenitores para un paso tan importante como es este?. Llegado el momento, intento ver a la nueva tutora del nuevo colegio, y para empezar me tratan como si yo hubiese hecho algo malo a mi hija como a la madre. Desde ese momento y debido a que también la trasladan, de la noche a la mañana de vivienda, ya que mi ex se va a vivir con otro señor, del cual esta embarazada, y se lleva a mi hija con ella, que hasta entonces vivía con sus abuelos maternos.

Le empiezo a notar a mi hija que esta nerviosa, me dice que no se quiere venir porque "tiene muchos deberes", la madre por su parte no me facilita el que yo este con ella, ya que imposibilita que me la lleve conmigo los fines de semana como venia ocurriendo desde hacía varios años sin ningún problema en la casa de los abuelos.

Empiezo a notar que mi hija está mal, no me mira a la cara cuando me da unas excusas absurdas para no venirse conmigo. Todo esto ocurre desde el mes de enero de 2006 hasta que por fin el juez me da audiencia y le pido que cambie el punto de recogida de la niña, ya que considero que la madre la esta influyendo negativamente contra mí.

Tonto de mí, que como punto de recogida alternativo pido la casa de los abuelos, ya que nunca habíamos tenido problemas para recogerla en esta casa. Mi gran sorpresa viene cuando el abuelo tampoco me facilita el que mi hija se venga conmigo la no abrirme la cancela de la casa. Ya entonces le empiezo a notar a mi hija que no quiere verme, me dice que soy malo porque denuncio a mamá y que yo no soy un "padre en condiciones" frase que he oído de boca de la madre en miles de ocasiones.

En esta situación me encuentro hasta bien entrado el 2007, sin tener a mi hija conmigo ni un solo día y sin ni tan siquiera poder tocarla. Entonces el juez pide que entremos en la medicación familiar y hasta entonces así estamos. No se ha solucionado nada, lo único que si que he avanzado es en que ahora al menos la veo sin una reja por delante.

Por lo demás todo sigue igual, mi hija no me quiere ver, ni tocar, y el ultimo día que nos vimos me pegó un par de guantazos, cosa que era incomprensible hace apenas un año y medio que empezamos a padecer de este síndrome "SAP" del que ahora y por fin, parece ser que está saliendo a la luz pública. Solo espero que mi corto relato sirva para que en un futuro nadie tenga que pasar por lo que estamos pasando mi hija y yo.

¿Existe el síndrome de alienación parental (SAP)?

Escrito por: abbot2 el 14 Ago 2007 - URL Permanente

Los expertos catalanes, divididos ante el caso de una niña de 8 años que siente fobia por su padre, supuestamente inducida por su madre. Algunas abogadas feministas niegan que se pueda dar en ningún caso, mientras que otras defienden que puede haber manipulación del menor.

EFE. Barcelona – Heraldo.es

El reconocimiento del Síndrome de Alienación Parenteral (SAP), que describe la aversión que algunos niños de padres separados profesan por el progenitor con el que no convive, divide a los profesionales de la psiquiatría y la psicología, ya que un sector pone en duda incluso su existencia.

El SAP ha adquirido una notable actualidad a raíz del caso de Judith, una niña de Manresa de 8 años que siente fobia por su padre, supuestamente inducida por la madre, y a la que una juez ha separado seis meses de ella y de la familia materna para que pueda recuperar una relación paterno-filial normal.

La propia existencia del síndrome ha sido cuestionada por algunos psiquiatras y psicólogos, y así un grupo de detractores emitieron recientemente una "nota aclaratoria", difundida por la asociación "Dones Juristes", en la que advertían que el SAP, definido por el psiquiatra norteamericano Richard Gardner en 1985, "no ha sido reconocido por ninguna asociación profesional ni científica".

Asimismo, este grupo advierte que el rechazo de los menores al contacto con uno de sus progenitores puede explicarse mejor sin recurrir a la teoría "pseudo-científica" de Gardner, y puede obedecer a casos de comportamiento inapropiado del padre rechazado, de negligencia hacia el niño o incluso a maltratos hacia el menor o la madre.

Manipulación del menor

Por su parte, desde el Colegio de Psicólogos de Cataluña se defiende la existencia del Síndrome de Alienación Parenteral, aunque se remarca que lo importante es que el diagnóstico este hecho adecuadamente por un profesional con experiencia. Mila Arch, miembro de la junta de la sección de psicología jurídica del Colegio de Psicólogos y profesora asociada de psicopatología forense de la Universidad de Barcelona, dijo que el SAP existe y es un síndrome que el doctor Gardner definió al observar que se daban una serie de conductas comunes en algunos niños en situaciones de divorcio disputado.

Añade que debe hacerse un diagnóstico diferencial, ya que se puede producir rechazo en un niño porque el progenitor rechazado tiene conductas de abuso, negligencia o falta de habilidades, o debido a casos de angustia por la propia separación, pero que hay otros indicadores que sólo se pueden explicar con el SAP. Estos indicadores serían los que describe Richard Gardner, y algunos muy básicos, como una campaña de manipulación del menor por parte del adulto que tiene su custodia se puede detectar con facilidad a través de los indicadores que diseñó el propio Gardner.

Respecto al hecho de que las asociaciones científicas no lo reconozcan, Arch puntualiza que en el sistema de clasificación psiquiátrica DSM de la Asociación Americana de Psiquiatría no se recogen todas las patologías, pero que esto no implica que no existan. Desde el Colegio de Psicólogos se insiste en la idea de un buen diagnóstico, y que lo haga algún profesional con experiencia y bien formado.

Sin contacto

Sobre el caso de la niña de Manresa, en el Colegio de Psicólogos creen que la magistrada ha sido muy valiente aplicando la medida, y que si realmente la niña esta afectada por un SAP, su tratamiento estaría en la línea de lo que recomendaría Gardner.


Mila Arch puntualiza, sin embargo, que lo que les parece excesivo son los 6 meses sin contacto entre madre e hija que fija la juez, y consideran que se debería haber establecido un sistema de contacto con protección, porque finalmente la niña ha estado siempre con la madre y que desaparezca seis meses de su vida no tiene demasiado sentido desde un poco de vista psicológico, porque se puede ver como "una medida de castigo".

http://www.ac5-online.com/

viernes, 17 de agosto de 2007

SAP: Programa Radio - RNE con José Manuel Aguilar

20.000 niños manipulados tras separarse sus padres

Noticia publicada en 20 Minutos:



María Mercedes Torres no ve a su hija desde hace cuatro años y medio. Su ex-marido se la llevó y ahora su hija padece Sindrome de Alineacion Parental (SAP).

Abrir Noticia

Manifestación por la Custodia Compartida - Sevilla 18 Noviembre

Puedes inscribirte ya para ayudar a la organización del evento.

Necesitamos hacer una previsión de las personas que van a asistir a la mani.

Además estamos organizando viajes en avión, así que completa estos datos que nos valdrán para conseguir mejores precios según los que seamos desde cada ciudad, así como viajar juntos en grupos. Próximamente habilitaremos enlaces para confirmar la reserva.

Entra en:

http://www.sevillanoviembre.com/

domingo, 12 de agosto de 2007

Amenaza para la psique infantil

Algunos padres llegan a presentar falsas alegaciones de abuso físico y/o sexual en los tribunales para separar a los niños del otro progenitor, a intentar cambiar los apellidos de los hijos para que pierdan el del progenitor alienado, cambiar de domicilio para destruir la relación del padre ausente con sus hijos, o presentar al nuevo cónyuge a los hijos como el nuevo padre o madre.

Las consecuencias de esta forma de abuso psicológico, se manifiestan a corto, medio y/o largo plazo pero siempre son devastadoras para el psiquismo infantil. Las víctimas del SAP ven amenazada su evolución competente y ajuste psicosocial.
El SAP ha sido asociado con depresiones crónicas, incapacidad para funcionar en un ambiente psicosocial normal, trastornos de identidad e imagen, desesperación, un sentimiento incontrolable de culpabilidad, sentimientos de aislamiento, hostilidad, falta de organización, personalidad esquizofrénica e intentos de suicidio.
Cuando el lavado de cerebro sobre los hijos consigue su objetivo, destruye los vínculos entre éstos y el padre ausente y los niños pierden a uno de sus padres por el interés egoísta del otro.La ausencia de uno de los dos progenitores ha sido asociada con trastornos mentales en el niño, ansiedad, tensión, depresión y enfermedades psicosomáticas, con dificultades en los ajustes escolar, social y personal y disminución de la autoestima.
Según Brochal Cambra, “la literatura científica apoya la conveniencia para el niño de la mayor presencia posible del progenitor no custodio en la vida del menor, el cual requiere el modelo, la presencia, el afecto y el apoyo de ambos progenitores, para tener una evolución y una personalidad armónicas”.

CONSECUENCIAS DEL SAP SOBRE LOS NIÑOS Y SOBRE EL PADRE ALIENADO

Dr. Douglas Darnall.

Los efectos del SAP sobre los niños y sobre el padre alejado o alienado pueden ser catalogados como una forma de maltrato o abuso psicológico y emocional.
Los niños, no así el padre alejado, están totalmente indefensos para ayudarse a sí mismos. Sólo les queda esperar que los adultos resuelvan el problema para liberarlos de esta pesadilla. Si la intervención no se produce, el niño queda abandonado y crecerá con pensamientos disfuncionales. No es cuestión únicamente de que el niño podría no llegar a establecer jamás una relación positiva con el padre alejado, sino que sus propios procesos de pensamiento han sido interrumpidos y coaccionados hacia patrones patológicos. Está ampliamente aceptado que los patrones de maltrato o abuso físico no pueden ser desarraigados hasta que el sujeto no realiza una elección consciente, así encontraremos que los patrones de abuso emocional y psicológico se transmitirán también de generación en generación.
La terapia con niños víctimas de Alienación Parental severa es muy a menudo imposible mientras continúen viviendo en el hogar de la alienadora ("lavadora de cerebros"). "Hay un vínculo psicológico de naturaleza patológica entre los niños y la madre (el progenitor "lavador de cerebros") que no cambiará a través de la terapia en tanto que los niños permanezcan en su hogar"
Tuvimos la oportunidad de entrevistar a cientos de niños después de que el cambio de entorno tuviera lugar, pudiendo citar el siguiente testimonio de un niño como una buena muestra de los otros:
"Nunca hubiera hecho el esfuerzo para estar más tiempo con mi madre si el Juez no hubiera hecho que esto sucediera y si tú no lo hubieras sugerido. Ahora que lo hice, he conocido a mi madre. Ella es una persona mucho más maravillosa de lo que nunca hubiera creído, y yo me di cuenta de que yo podría haber crecido sin haberla conocido a ella y a sus creencias sobre la vida. Ha sido muy importante, y quiero agradecértelo (extiende su mano para estrecharla). También he aprendido que yo no lo sé todo y que debo ser muy precavido, en el futuro, con las opiniones absolutas."
(Estos comentarios fueron hechos por un adolescente de 17 años después de un año aproximadamente de reconciliación con su madre)
Para los padres que, literalmente, han perdido a sus hijos en los casos más severos del PAS, sus hijos han muerto. El padre llora por la pérdida de seres queridos. Sin la intervención de los tribunales el padre alienado no tiene ninguna oportunidad, pero sigue amando, desde la distancia, a sus hijos. El padre alejado compara su pesar a la producida por la muerte de un hijo. La única esperanza para el padre alejado es que un día, alguien, sea capaz de acercarse a su hijo y explicarle lo patológico de lo sucedido y que el niño, voluntariamente, comience a reconstruir una relación con su padre perdido.
Lavado de cerebro, programación, manipulación, cualquier término con el cual quiera ser llamado este proceso, es destructivo para el niño y para el padre alienado. Ninguno de los dos será capaz de llevar una vida normal y saludable a menos que el maltrato sea interrumpido.
Estos tipos de comportamientos han sido ya suficientemente protegidos por el sistema judicial. ¿No ha llegado ya el tiempo de cambiar esta situación?

Síndrome de Alienación Parental

Últimamente hemos podido ver varios casos en televisión sobre el Síndrome de Alienación Parental (PAS por sus siglas en inglés). Parece que la a ha saltado con el aumento de divorcios o separaciones conflictivas, y el consecuente aumento de este comportamiento patológico, pero no siempre es así, a veces sucede entre las parejas que siguen unidas, pero vayamos a ver lo que es exactamente.
El Síndrome de Alienación Parental, denominación del psiquiatra Richard A. Gardner en 1985, sucede cuando un progenitor (generalmente el que tiene la custodia) manipula o intenta manipular los sentimientos de los hijos para ponerlos en contra del otro progenitor. Pero este hecho no se ciñe exclusivamente en provocar el rechazo del menor hacia el padre o la madre, muchas veces también puede afectar a los abuelos u otros familiares.Según datos de la Confederación Estatal de Asociaciones de Padres y Madres Separados, se calcula que cada año unos 20.000 niños sienten aversión hacia uno de sus progenitores porque el otro se lo ha inculcado.
Existen tres grados de alienación, leve, moderado y agudo, según el especialista, Richard A. Gardner, cada uno precisa una forma de acción o actuación. El síndrome puede llegar a afectar de tal manera, que los niños que lo sufren pueden llegar a olvidar cómo era su vida anterior en familia y no recordar los buenos momentos que vivió con el progenitor al que ahora rechaza.
El SAP provoca en los niños el sentimiento de odio patológico, una distorsión de la realidad y daños en su desarrollo psicológico. No deja de ser un modo de maltrato infantil que provoca un trauma e impide llevar una vida normal, tanto al niño como al progenitor alienado.
A pesar de ello, el SAP todavía no está reconocido por la OMS (Organización Mundial de la Salud) ni por la Asociación Americana de Psicología, pero es posible y deseamos que pronto sea contemplado, ya que el tema judicial está un poco confuso.
¿En qué mundo vivimos?, ¿el padre alienador no se es consciente de que el mayor daño se está provocando al menor?

http://www.bebesymas.com/2007/07/24-sindrome-de-alienacion-parental

En las separaciones, más del 60% de las denuncias de abusos sexuales a menores son falsas

José Manuel Aguilar

A menudo los hijos pagan las consecuencias de la ruptura de una relación de sus progenitores. Pero hay ocasiones en las que incluso los menores son manipulados por un miembro de la pareja para ponerlos en contra del otro.
José Manuel Aguilar es perito psicólogo en los Tribunales de Andalucía y ha participado recientemente en el congreso que la Asociación vizcaina de Padres y Madres Separados (ABIPASE) ha celebrado sobre resolución de conflictos.
¿Cuál es su labor?
Averiguar si los niños son manipulados por los padres cuando una pareja recurre a un juicio para romper su relación. He publicado un libro sobre el Síndrome de la Alienación Parental, que trata sobre este tema.
¿Cómo se puede diagnosticar esa manipulación?
El síndrome trata de cómo uno de los progenitores, habitualmente el que tiene la guarda y custodia del menor, educa al niño en el odio con la intención de que rechace al otro progenitor, de modo que no quiera verlo siquiera. Comienza realizando una serie de ataques y comentarios inadecuados hasta que el menor los interioriza y el mismo niño comienza a agredir verbal y físicamente al otro progenitor hasta que corta la relación y se rompe.
¿Se pueden llegar a esos extremos?
Es la explicación de por qué un hijo puede odiar a su padre o madre y no querer verle.
¿Es algo que pasa a menudo?
Con muchísima frecuencia. Hay una tendencia de implicar a los niños en un problema de adultos. El defensor del menor de Madrid, Pedro Núñez, ha comentado que entorno al 32% de las separaciones se produce estas situaciones en alguna de sus formas: leve, moderada y severa.
¿A qué edad son más influenciables los niños?
A partir de que empiezan a razonar, con 4 ó 5 años y el momento crucial es la adolescencia. En esta edad siempre hay una de las partes que quiere imponer disciplina ya que es un momento importante en su vida, mientras la otra parte intenta desautorizar a quien quiere ejercer de padre o madre.
¿Es importante la edad del niño en la que intervengan los psicólogos?
Precisamente, de la adolescencia en adelante es muy complicado trabajar con ellos porque son autónomos y pueden negarse a ir al psicólogo o al Tribunal. En esta cuestión la lentitud jurídica es causada por la falta de conocimiento de lo severo que es el asunto. En el Estado hay una falta de reconocimiento de este problema ya que lo vemos quienes trabajamos en los tribunales, sin embargo, no se dan cuenta de ello los psicólogo clínicos o infantiles.
¿Qué hay que hacer cuando se detecta el problema?
El primer paso del tratamiento con el menor afectado es interrumpir la relación perniciosa con el alienador que causa el daño con un cambio de custodia. También ir aumentando sustancialmente el tiempo que el niño comparte con el progenitor odiado, y para que el niño vea que el adulto al que se la ha enseñado a odiar no es tan terrible como se supone. Lo que se hace es como un "lavado de cerebro". La cura llega por la parte del ámbito judicial y cuanto antes, mejor. Desgraciadamente, hay un gran desconocimiento y desprotección, también por la custodia monoparental.
¿Cómo reaccionan los padres?
Negando absolutamente esta circunstancia. Aseguran una falta de conocimiento de su actitud porque consideran que estaban haciendo lo mejor para sus hijos y dicen que no era su intención. En todo caso, lo justifican porque dicen que el otro es un maltratador o una borracha o una golfa, incluso que se abusa de ellos. Llegan a ese extremo... Todos los estamentos judiciales reconocen que por encima del 60% de las denuncias de abusos sexuales dentro del ámbito de las situaciones contenciosas son falsas. Hay profesionales que suben esta cifra.
¿Y qué pasa entonces?
Desde que se pone la denuncia por abusos a un menor hasta que se instruye pasan nueve a doce meses. Durante este tiempo el progenitor denunciado deja de ver al niño porque se elimina el régimen de visitas de forma cautelar, y aunque luego se archive, el denunciante ha tenido 9 ó 12 meses para trabajar al niño porque ha conseguido distancia física y tiempo para elaborar la alienación. El problema es que los abusos sexuales y la denuncia de malos tratos se banalizan para su propio provecho cuando es un problema muy serio.
Mientras tanto, hay niños de los que se ha abusado sexualmente y mujeres maltratadas a las que no se puede proteger.

Entrevista Jose Manuel Aguilar Cuenca

RNE PROGRAMA SAP (SINDROME ALIENACION PARENTAL)

http://www.youtube.com/watch?v=obGepfxwWOA&mode=related&search

Programa La Linterna de César Vidal

COPE (SINDROME DE ALIENACION PARENTAL)




http://www.lalinterna.com/index.php/la-linterna/escuchar/sindrome_de_alienacion_parental/

Hijos como municiones

Artículo publicado en el blog de un compañero de lucha “Padre Desamparado” con el títular “O conmigo o contra mí”.
“… Una guerra brutal con los hijos como municiones. El síndrome de alienación parental describe el proceso por el cual, tras la separación, uno de los progenitores pone a los vástagos comunes en contra del otro. Una realidad cotidiana en las consultas de psiquiatría infantil que coloca a los niños en un conflicto de lealtades.”



“… Esta guerra brutal con los hijos como municiones suele desatarse tras un divorcio y, según la literatura científica, se hace más cruenta cuando una de las partes rehace su vida sentimental. Según el profesor de psiquiatría clínica de la Universidad de Columbia Richard Gardner, quien acuñó el término en 1985, el síndrome de alienación parental comienza con “una campaña de difamación contra uno de los padres por parte del hijo, campaña que no tiene justificación. El fenómeno resulta de la combinación del sistemático adoctrinamiento (lavado de cerebro) de uno de los padres y de las propias contribuciones del niño dirigidas a la denigración del progenitor objetivo de esta campaña”. Avellanosa lo ilustra de este modo: “Le he encargado a un niño en la consulta un dibujo de sus padres y ha dibujado un ángel y un demonio”. Así de contundente y de esquemático. Según todos los expertos consultados, la alienación suele ejercerla el progenitor que tiene la custodia y pasa más tiempo con los hijos, eso explica que en España las alienadoras sean, por lo general, las madres.”
“… Los adultos tienen “la obligación moral” de separarse de una manera civilizada por sus hijos: Si ya van a ser víctimas de una ruptura, por lo menos que no sean el arma de estas guerras.”



El síndrome de “supermadre”

Al contrario de lo que pueda suponerse el síndrome de “la gallina clueca”, una enfermedad mucho más popular y mucho más extendida de lo que la gente pudiera pensar, no presenta síntomas como fiebres, diarreas, nauseas, vómitos, o cosas por el estilo. Los síntomas que presenta son más “creativos” y desgraciadamente de muy graves consecuencias, de terribles efectos secundarios habría que hablar tal vez….



Para empezar, antes de hablar del “cuadro médico”, hay que hablar de grupos de riesgo, de potenciales pacientes, de candidatos a sufrir la enfermedad… En esta cuestión, todos los expertos, sin duda alguna, avalados por miles de experimentos, describen como grupo de riesgo a “mujeres de entre 15 y 95 años (algunas suegras y abuelas son también candidatas a
padecer la enfermedad, aunque con menor frecuencia) sin discriminación por razón de raza, religión o cualquier otra circunstancia personal, y de forma tan generalizada que se podría hablar de pandemia entre las hembras humanas, aunque siempre hay excepciones que confirman la regla….”

Pasemos, después de este preámbulo imprescindible, a la sintomatología: cuidado exagerado, desproporcionado, de sus crías; acompañado de menosprecio, e incluso en algunos casos de desprecio sin recato, de la figura paterna.

Veamos una muestra típica y tópica, la estancia de un hijo –o una hija- en un hospital, por poner un ejemplo: En una situación de tal tipo y si la causa de la hospitalización no es leve, la supermadre se preocupará por su súper nene de tal manera que incluso llegará a abandonar el trabajo y al marido, e incluso al extremo de enfermar ella misma por no comer, no dormir y no cuidarse suficientemente. Por descontado, una buena gallina clueca, le dará de comer a su polluelo en la boca, aunque sea mayorcito, y le acompañará a hacer sus necesidades, llegando a veces al extremo de casi hacer ella caca por la cría debido a sus propias contracciones… Obviamente, el rol paterno será denigrado en todo momento, llegando a convertirse en un padre disminuido. Haga lo que haga, pase las horas que sean necesarias al lado de la prole que en teoría es de ambos, de papá y mamá; dará igual: será presentado como un mal padre que no atiende suficientemente a sus hijos, y ¡¡Menos mal que tienen a su supermamá, porque sino se morirían por culpa de su mal padre!!

Si se trata de “compromisos sociales” y eventos diversos del súper nene o la supernena, más de lo mismo: Las crías siempre tienen preferencia. Las gallinas cluecas pasearán a sus polluelos por donde ellas –las crías- deseen, a costa de amigos y familiares. ¿Habías quedado a la diez con supermamá? Ya puedes esperar sentado y con la paciencia del Santo Job, que hasta que no se haya satisfecho el caprichito del supernene no hay nada que hacer… Por supuesto, sus polluelos encantados, dado que son “educados” como débiles crónicos, acabarán viendo el mundo como algo hostil ante lo que sentir miedo, nada mejor para mitigar ese miedo que los arrumacos de sus supermadres, nada mejor que su sobreprotección continua, léase contra hombres malos, pérfidos varones, machos terribles…

El resumen de esta ideología-síndrome de supermamá es: ¡AH, PUES YO NO TENGO PROBLEMAS, YO SOY LA MEJOR AMIGA DE MI HIJO!



Cada día es más frecuente oír a madres frases como ésta (he de señalar que también se dan casos de padres aquejados del síndrome de gallina clueca, aunque sea poco frecuente). Suele ser la respuesta de algunas personas cuando una madre angustiada acude en busca de consejo. La razón de su inquietud es que acaba de darse cuenta de que tiene un adolescente en casa, y no sabe que hacer...También suele ocurrir que cuando algunas madres se quejan al profesor tutor de que no saben cómo lidiar con sus hijos (hablo de lidia a propósito, pues algunos conciben la relación con sus hijos como si de una corrida de toros se tratara, en la que no se sabe bien quien es el toro y quien el torero...) el profesor les diga que la solución
es hacerse amigo de su hijo o hija, que eso es lo que él hace, que hay que ser modernos, e incluso si es necesario acompañar a los adolescentes y jóvenes para “hacer un botellón”... Alguno de ustedes se estará preguntando que cómo hemos llegado a semejante grado de estupidez y demencia. Pues muy sencillo, se ha instalado entre nosotros una “ideología educativa” que proclama que por encima de todo hay que ser especialmente cauteloso, estar permanentemente alerta no sea que se les ocasionen traumas a los niños, de tal calibre que queden afectados o desequilibrados para el resto de sus vidas. Como resultado de ello se deriva: “dales todo, resuélveles todo, tenlos entre algodones, juega con ellos, sé su amigo, protégelos a toda costa...”

Desde hace no mucho tiempo ha echado raíces entre nosotros la idea de que “todo lo que hicieron nuestros padres o nuestros abuelos con nosotros fue negativo, los pobres no daban para más, eran unos incapaces,...” Y claro, así nos educaron, o mejor dicho “nos maleducaron”... De ahí a pasar a proscribir determinadas cosas hay un pasito muy corto. Hoy día no están
de moda expresiones como “disciplina”, “normas convivenciales”, “autoridad”, “respeto por los demás y sus propiedades”, etc.
Todas ellas son antiguallas que casi todo el mundo evita pronunciar, si no se quiere correr el riesgo de ser tildado de facha, autoritario, o cosas por el estilo. A menudo olvidamos que lo que no se siembra en casa, en el hogar, en la familia, difícilmente puede cosecharse después. Hacemos que nuestros hijos tengan la vivencia del león del circo de “El Quijote”, que había nacido y crecido en cautividad, y anhelaba salir de la jaula para corretear por los campos, ser libre... Un día, accidentalmente, se dejaron la puerta abierta, y el león salió de ella.

Pero nada más empezar a caminar se le vino encima todo el peso de la libertad y la responsabilidad que comenzaba a tener, así que dio media vuelta y lo más deprisa que pudo se metió en la jaula... ¿Alguien se ha parado a pensar que la mayoría de los padres y madres con su actitud de sobreprotección está fabricando niños dependientes o tiranos, o ambas cosas a la vez? ¿Alguien ha reflexionado sobre frases como la que da título a este texto? ¿Realmente es sano para el hijo que su padre o su madre sea “su amigo”? Lamentablemente hay que recordarles a algunos que los hijos no necesitan que sus padres sean sus amigos, que lo que necesitan es que sean padres, madres y padres competentes que los amen, pero que no los mimen; que les enseñen y ayuden a resolver problemas, pero que no se los solucionen; que les enseñen a ser capaces de tomar decisiones, pero que no decidan por ellos; que les enseñen a cuidar de sí mismos, pero que “no los cuiden demasiado”...

Educar a un hijo es acompañarlo hasta la edad adulta, y ser adulto significa ser capaz de responsabilizarse de su propia vida. Ser amigo está reñido con ser madre o padre. Los amigos no reprenden a los amigos, los amigos no enseñan a los amigos, los amigos no ejercen ningún tipo de autoridad sobre los amigos, los amigos no tienen obligaciones con los amigos tales como procurarles alimentos, un hogar, seguridad afectiva, etc.

Los amigos no educan a los amigos. Los amigos se buscan y se eligen entre gente de la misma edad. Decirle a un hijo que uno es su amigo implica invitarlo a que desobedezca cualquier tipo de norma o de autoridad, es no enseñarle que las normas no son algo caprichoso y arbitrario, sino algo necesario e imprescindible para evitar que nos molestemos los unos a los otros.

Hablemos de sobreprotección: el exceso de cuidados hace que los menores sean en el futuro personas frágiles, dependientes, o por el contrario arrogantes. Los niños a los que no se les enseña a tolerar la frustración, ni a ponerse en el lugar de los demás, se convierten en personas débiles o déspotas, según los casos. Quienes sobreprotegen a sus hijos asumen como si fueran propias las frustraciones de los niños, les ayudan en todo, tienen por norma resolverles todos sus problemas, e incluso acaban siendo controladores y guías de sus hijos.

Lógicamente esto les impide tener la libertad suficiente para desarrollar su personalidad. La actitud de la que venimos hablando está claramente presente en los padres y las madres que dan a sus hijos una mala educación alimentaria o les permiten un excesivo consumo de productos de ocio. Otro aspecto de la sobreprotección es el empeño de muchos madres y padres de llenarles todo el tiempo, consiguiendo de ese modo acentuar su dependencia, dificultar su maduración e impedir que el menor asuma riesgos. Como resultado de lo anterior, también se da el que haya menores que “arriesguen demasiado”, o que no sepan estructurar bien su tiempo, que sean personas que se agobien por cualquier cosa o tiendan a la pasividad.

Paradójicamente la sobreprotección conduce a la dependencia de los niños respecto de la televisión, las videoconsolas o Internet, pues muchos padres y madres para evitar pelearse con sus hijos, les permiten que se pongan delante de la pantalla sin saber, o no querer saber, lo que sus hijos ven o hacen. Una cuestión especialmente destacable es que cada vez tenemos menos tiempo para estar con nuestros hijos, lo cual unido a la baja natalidad conduce a que o les permitamos hacer su real gana o a que los sobreprotejamos. Evidentemente hay que permitir que los niños asuman “riesgos razonables”, permitir que decidan por si mismos, que tengan ideas propias, etc. Pero también se hace necesario que las madres y los padres supervisen los contenidos que sus vástagos consumen en la televisión, o en los videojuegos, o en Internet; ahora bien, no se trata de
hacerles cambiar de canal cuando aparece una escena violenta en la tele, sino de estar junto a ellos y enseñarles a discriminar lo que es bueno y lo que es menos bueno. Y ya para terminar: lo que no inculquemos en casa, difícilmente puede ser inculcado en el colegio o enmendado por los profesores. No nos engañemos.

Dicho todo lo anterior y a riesgo de concitar odios femeninos, he de decir que en un mundo tan feminizado, dominado por un puritanismo feminista –androfóbico- a ultranza que hace estragos en campos tan diversos y poderosos como la judicatura, la política o el periodismo, ese síndrome tan femenino (el de supermadre o de gallina clueca) es muy posible que acabe instalándose en todas los ámbitos de la vida y las impregne por completo.

Es por ello, que entre otras cosas, tras las rupturas matrimoniales el papel del padre se acaba empequeñeciendo de tal manera que se convierte en mero proveedor del sustento económico de las crías y en llevarlas a pasear o al cine muy de tarde en tarde, un día o dos de cada quincena. Y total ¿para qué más? El padre es un ser insignificante que apenas se ocupa o preocupa de sus hijos. Para cuidarlos, protegerlos, educarlos, etcétera, ya tienen a las supermamás. Es más, ellas han demostrado de miles de maneras que la influencia de los mini padres es altamente contraproducente. Los hombres somos todos “cabrones” por naturaleza, borrachos, no pagamos pero sí pegamos, sólo pensamos en el fútbol, en fornicar (¡uy, qué vulgaridad!) y en ganar dinero. Así pues, cuánto más lejos de nuestros hijos mejor que mejor, es más, lo más sano es que ni nos vean…

Carlos Caldito Aunión.
Badajoz.

jueves, 9 de agosto de 2007

CARTA A LA JUNTA DE CASTILLA Y LEON PARA QUE DEMUESTREN COMO SE RESPETAN LOS DERECHOS DE LOS PADRES SEPARADOS, DIVORCIADOS, ETC. Y DE SUS HIJOS

ILMO. SR. D. EMILIO GUTIERREZ FERNANDEZ
DIRECTOR GENERAL DE PLANIFICACION, ORDENACION E INSPECCION EDUCATIVA


CONSEJERIA DE EDUCACION
JUNTA DE CASTILLA Y LEON
Monasterio de Nuestra Señora del Prado
Avda. Puente Colgante, s/n
47.014 VALLADOLID


Asunto: SU CARTA 24 DE JULIO DE 2.007, CONTESTACION A LA MIA DE CINCO DE JULIO DE 2.007, SOBRE EL ASUNTO : DERECHOS DE LOS NIÑOS HUERFANOS DE PADRE EN EL SISTEMA PUBLICO DE ENSEÑANZA, O SUBVENCIONADO CON FONDOS PUBLICOS, EN CASTILLA Y LEON, DIRIGIDA AL EXCMO. SR. CONSEJERO DE EDUCACION, DE ESA JUNTA DE CASTILLA Y LEON.

Burgos, 1 de agosto de 2.007

Ilmo. Sr.:

Recibida su carta de fecha 24 de julio de 2.007, sobre el tema de referencia, y antes de plantearme la posibilidad que Ud. me indica de interponer Recurso Contencioso Administrativo, por tratarse de disposiciones administrativas de carácter general o, en su caso, actos que se producen en aplicación de los mismos, tal y como establecen los artículos 25 y 26 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso Administrativa, en el plazo de dos meses contados desde el día siguiente al de la publicación de la disposición impugnada o al de notificación o publicación del acto que ponga fin a la vía administrativa, si fuera expreso, según el artículo 46 del citado texto normativo, estimo procede, que Ud. me explique cómo ese Centro Directivo considera que ni la normativa de admisión, ni el modelo de solicitud de libre elección de centro, vulneran los derechos de los padres separados en relación con la escolarización de sus hijos por el mero hecho de que no se consignen sus datos en el citado modelo, tal como Ud. afirma.

Porque, tal como comenta Ud., el acudir a esta posibilidad legal de recurrir ante el órgano judicial competente, no es sólo por la normativa de admisión, ni el modelo de solicitud de libre elección de centro, ni otros modelos que solicitudes en que se encuentra la problemática aludida, que se encuentran en los anexos II, III.a y III.b de la Orden EDU/184/2005, de 15 de febrero , de la Junta de Castilla y León, sino, como Ud. bien indica en su carta de fecha 24 de julio de 2.007, podría interponer el citado Recurso Contencioso Administrativo por los actos que se vienen produciendo en aplicación de los mismos.

En efecto, Ud. afirma que los padres separados no ven vulnerados sus derechos (también sus obligaciones, en mi opinión), en relación con la escolarización de sus hijos por el mero hecho de que no se consignen sus datos en el modelo de solicitud de libre elección de centro.

Antes de plantearme, como le indicaba anteriormente, la posibilidad de interponer Recurso Contencioso Administrativo, por ejemplo, ruego me informe de cómo informan a los padres que no aparecen en el/los citados modelos de lo que contempla de la Orden EDU/184/2005, de 15 de febrero, de la Junta de Castilla y León, en el artículo 17.a (Información al alumnado, padres o tutores legales) del proyecto educativo, reglamento de régimen interior, y, en su caso, carácter propio del centro, si no tienen ningún dato del padre, ni les preocupa de saber si está vivo, y si tiene algún derecho u obligación legal.

Se están haciendo cambios de colegio o centro escolar de menores no emancipados, sujetos a la patria potestad de ambos padres, sin que el que NO tiene la guardia y custodia se entere de ello. Estimo que este dato Ud. no me lo negará. Incluso, con cambio de localidad, provincia, comunidad autónoma o país, sin que un Juez o disposición judicial lo autorice, cuando ello, normalmente, supone cambio de disposiciones legales, cuyo cambio requiere autorización judicial, en bien del menor no emancipado.

Conforme a la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, en su artículo 35 (Derechos de los ciudadanos), dice: l os ciudadanos, en sus relaciones con las Administraciones Públicas, tenemos los siguientes derechos, que, en su punto G, dice:

"A obtener información y orientación acerca de los requisitos jurídicos o técnicos que las disposiciones vigentes impongan a los proyectos, actuaciones o solicitudes que se propongan realizar."

Y, en su punto K, dice:

" Cualesquiera otros que les reconozcan la Constitución y las Leyes."

Ahora bien, la Constitución Española, en su artículo 39.3, dice:

" Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y en los demás casos en que legalmente proceda."

Aquí, el problema a resolver, antes de ir a otra jurisdicción, es que Ud. me motive su afirmación, de conformidad con lo que contempla el artículo 27 de la Constitución Española., y en base a la normativa que Ud. afirma no vulnera los derechos de los padres separados, con la patria potestad compartida, y, al mismo tiempo, de los hijos, por el mero hecho de que no se consignen los datos de ambos padres en los diversos modelos.

De conformidad con la citada Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, y conforme a su artículo 54 (Motivación),

"1.- Serán motivados, con sucinta referencia de hechos y fundamentos de derecho. b) Los que resuelvan procedimientos de revisión de oficio de disposiciones o actos administrativos, recursos administrativos, reclamaciones previas a la vía judicial y procedimientos de arbitraje."

Yo me permito afirmar lo que indicaba anteriormente, se hacen cambios de centro escolar sin que padres separados, divorciados, etc., con derecho reconocido, judicialmente, a ejercer los derechos y obligaciones de la patria potestad contemplados en el ordenamiento jurídico vigente, sepan de tales cambios, ni sean tenidos en consideración, al no tener la guardia y custodia de los hijos, aunque si reconocido judicialmente el ejercicio de la patria potestad.

Ud. me tiene que motivar, antes de que yo me plantee interponer Recurso Contencioso Administrativo alguno, cómo Uds., como la Junta de Castilla y León, esa Consejería de Educación, las diferentes Delegaciones Provinciales y los distintos Centros Educativos a los que afecta la normativa pública correspondiente, y responsabilidad de la Junta de Castilla y León, garantizan los derechos y obligaciones de esos padres que no figuran en los impresos que Ud. menciona.

Demuéstreme lo que Ud. afirma, y luego me vuelve a indicar que puedo interponer un Recurso Contencioso Administrativo, no sólo contra las disposiciones administrativas de carácter general, sino también contra los actos que se vienen produciendo en aplicación de las mismas, y que son, entre otros:

SE VIENEN CAMBIANDO DE CENTROS EDUCATIVOS A MENORES NO EMANCIPADOS SIN QUE UNO DE LOS PADRES LO SEPA, NI SEA TENIDO EN CONSIDERACION. (Permiten que lo hagan muchas madres).

NO SE INFORMAN A ESOS PADRES DE LOS POSIBLES PROBLEMAS EN EL AMBITO EDUCATIVO O DE CONVIVENCIA EN CENTROS DE ENSEÑANZA. (Se informa sólo a la madre).

En definitiva, en concreto, por ser mayoría, es un hecho que hay madres separadas, divorciadas, etc., a las cuales la Junta de Castilla y León permite cambiar de colegio a hijos, menores no emancipados, con cuyo padre comparten la patria potestad, sin que el padre sea tenido en cuenta. Hay problemas educativos y de convivencia de esos menores no emancipados, de los cuales no es informado el padre, y si la madre.

Lo que le exijo que me argumente es que esos padres, que no figuran en sus modelos de solicitud, en bien de sus hijos, tienen garantizado lo que refleja el artículo 14 de la Constitución española:

"Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. "

Los niños tienen padre y madre, normalmente, demuéstreme Ud. que Uds. están garantizando los derechos y deberes de ambos, reconocidos judicialmente, en el caso de que esos niños, esos jóvenes, no convivan con los dos padres, y no sólo los de muchas madres, que hacen y deshacen sin dar cuenta a nadie.

Pendiente de su rápida contestación, para tener vigentes todos mis derechos legales sobre este asunto, que está afectando a muchos hijos y padres, atentamente,

Jesús AYALA CARCEDO,
de la ASOCIACION DE PADRES DE FAMILIA
SEPARADOS DE BURGOS-A.P.F.S.-BURGOS.

Manifestación por la Custodia Compartida - Sevilla 18 Noviembre

No puedes faltar, lucha por los derechos de tus hijos !

http://www.sevillanoviembre.com/

miércoles, 8 de agosto de 2007

Proyectos Coeducación

A todos los que formáis parte del AMPA del colegio de vuestros hijos, o bien os dedicáis profesionalmente al mundo de la educación, comentaros que se ha abierto el plazo para la presentación de proyectos de coeducación por parte de las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de los centros educativos, dentro del marco del I Plan de Igualdad entre Hombres y Mujeres en Educación.

Hasta el momento, todos los proyectos que se han presentado sólo hablan de violencia hacia la mujer. En nuestra mano está impulsar proyectos que incluyan como uno de sus principales objetivos la COOPARENTALIDAD Y LA CUSTODIA COMPARTIDA y traten la violencia desde una perspectiva más general, condenándola en cualquiera de las formas en que se manifieste dentro del ámbito familiar, no únicamente la que se dirige hacia la mujer.

El plazo para la presentación de estos proyectos finaliza el 15 de septiembre de 2007, para su aplicación en el próximo curso 2007/2008. Se ruega la máxima difusión a esta convocatoria. Toda la información relativa a esta convocatoria puede encontrarse en el siguiente enlace:

http://www.juntadeandalucia.es/educacion/nav/contenido.jsp?pag=/Contenidos/PSE/Becas/Voluntariado/OrdenCoeducacion0708&vismenu=0,0,1,1,1,1,0,0,0

y más concretamente en el BOJA

http://www.juntadeandalucia.es/educacion/portal/com/bin/Contenidos/PSE/Becas/Voluntariado/OrdenCoeducacion0708/1185263948156_orden_coeducacixn_07-08.pdf

Por otra parte, también existe una convocatoria para PROFESORES cuyo plazo de presentación es del 15 de septiembre al 15 de noviembre de cada año. La información se puede encontrar en las páginas:

http://www.juntadeandalucia.es/educacion/nav/contenido.jsp?pag=/Contenidos/IEFP/O210706planesyproyectos0708&vismenu=0,0,1,1,1,1,0,0,0

http://www.juntadeandalucia.es/educacion/nav/contenido.jsp?pag=/Contenidos/IEFP/INNOVACION/coeduca

y de un modo más concreto en el BOJA

http://www.juntadeandalucia.es/educacion/portal/com/bin/Contenidos/IEFP/O210706planesyproyectos0708/1156840586160_orden_210706_convocatoria_unificada.pdf
Muchos ejemplos sobre proyectos ya desarrollados en el pasado los podéis encontrar en la página:

http://www.juntadeandalucia.es/educacion/scripts/innovacion/coeducacion/busca_coe.asp

¡¡¡ INCLUYAMOS LA CUSTODIA COMPARTIDA EN ESTOS PROYECTOS !!!

Los que pertenezcáis a OTRAS COMUNIDADES, probablemente encontraréis convocatorias parecidas en vuestras consejerías. Buscadlas, difundidlas, y SOBRE TODO, ANIMAOS A ELABORAR PROYECTOS dentro de los centros educativos. Hay subvenciones de hasta 3.000 €.